Vicente Javier-F

GRACIAS POR ENTRAR EN ESTE TROCITO DE MUNDO PARTICULAR. GRACIAS POR AYUDARME A BUSCAR ESE MOMENTO DE PLACIDEZ QUE A VECES NOS LLEGA SINTIENDO LO BELLO, LO SUAVE Y SERENO. LA VISTA LO APRECIA Y LO BUSCA INCESANTE.







GRACIAS DE NUEVO AL LEER LO QUE ESCRIBO. LO MISMO OS DIGO POR VER LO QUE VI.







lunes, 21 de mayo de 2018

Duermes


Duermes,
con la herida a un lado
y en el centro el corazón amable
casi a tono
con el rojo desprendido hacia lo blanco
de tu fiebre amarga,
por la herida,
por la casi nula curación que intuyes.
Duermes,
como solo duermen las caricias traicionadas,
que aunque fueran cielo
ahora posan sus maneras
en el filo estricto
que te abre
con sigilo.


martes, 1 de mayo de 2018

En este instante sin alma


¿Por dónde se irán tus horas,
por dónde si no respondes
en este instante sin alma
al que no le veo el ser
y, sin embargo, desgarra?

¿Adónde tu canto, adónde,
cuando no veo mañanas
si no es con la luz cegada?

Espera si estás cansada
si no te responde el cuerpo,
si los llantos lo desganan.

¿Adónde si no te encuentro,
si no responden tus ansias,
si te quiebras por las tardes
y no se te ve en el alba?

Murmullo de los mil sueños,
mi encuentro de madrugada,
mi desazón aplazada,
¿adónde me iré mañana?

viernes, 27 de abril de 2018

Efímero destino


Como un cielo que soñara
unas nubes que saciaran almas,
y allí se descolgaran gotas
de una lluvia efervescente y calma.

Como un sentir las gotas impregnadas
con los restos de fragancia
de una piel dormida en mi silencio.

Como un vapor de edades enhebradas
a los usos despistados que volaban por encima
de un capricho consentido por el tiempo,
y al final tan un suspiro
que no pudo sino ser
efímero destino.

Como un tomar partido
y no sentirlo en desafío,
si acaso suponer un pestañeo de los días,
tan mudos que pasaban su sigilo
sobre rostros entregados al cariño
del olvido.


Como un quedar en ascuas,
sin gotas que apagaran
un vigor desconocido,
que todo consumía.

Era fuego sobre el lecho de los días.
Traspasa ya tu blusa y mi camisa;
tu miedo y mi desdicha.

jueves, 12 de abril de 2018

Todas las nubes



Todas las nubes serán dibujos,
Porque tú las vestirás de gracia.

Una forma                                   Un leve trazo
           Una idea                   Una ilusión
                 Que te sugiera encanto.

Todas las nubes tendrán su abrazo,
No dejarán indiferente al aire
Ni a las cumbres ni a tus ojos
Que verán diabluras tras las formas.

Y todos los versos que surgirán al verlas
Serán casi difusos, como vapor que juegue
A dar forma a los nombres
Que serenarte quieren.

domingo, 1 de abril de 2018

Inmensidades de lo opaco


Aquí, con la luz como ausencia
(quizás solo desgana),
como una turbia capa que desplace.

Aquí cada filtro se esmera
montando sobre capas más ceñudas.

Aquí la quietud de los rayos se intuye
y suele acumularse la experiencia
de unas capas milenarias
que perduran cada día en la extrañeza.

Acaso veas gráficos de azules tan intensos
que te extrañen. Es un color del hambre
de tus ganas desdobladas por hallarlos,
en cualquiera de los lunes, de los martes…,

en las sombras del otoño que no cumpla,
o en alguna primavera que se enrede evaporando los suspiros
de las nubes que la visten

tan a ratos,
tan a ratos

que juntados sean siempre inmensidades de lo opaco.



sábado, 24 de marzo de 2018

Si emergen de un allá de las distancias invisibles


Las mismas aguas que te hablan y resbalan
Te marcan las señales de los vientos
Que las borran y las dañan.

Pero quién va a querer seguir los ruidos de los aires,
si son incomprensibles,
si emergen de un allá de las distancias invisibles,
y solo te someten.
Y qué sabrás de él
si solo habla con su furia intermitente.
No acepta que las calmas nos serenen.
Él viene con afanes que compongan sus batallas,
y a todos nos reclama.
Mas nunca le verás el rostro o el disfraz,
tan solo la cara y las estrías que nos deja a los mortales
y a las cosas que con saña desafía.
Y quién querrá saber si sueña en un delirio espeluznante.